Propósito y sentido de vida

Propósito y sentido de vida

En un principio quería escribir un breve artículo sobre el pensamiento humano, un breve relato abstracto, confuso, crítico, complejo, emocional, racional, sistémico, circular, absoluto, circunstancial, educativo e informativo sobre nuestra forma de pensar, sin entrar en temas epistemológicos, ni gnoseológicos. Tras una breve búsqueda en internet, en la cual al parecer nadie se pone de acuerdo en si son 9, 11, 16, 24 o más tipos de pensamiento, recordé que tenía algunos libros al respecto en mi biblioteca personal y busqué para documentarme más a fondo.

Cual fue mi sorpresa que en dicha búsqueda me topé con un pequeño librillo fuera de lugar. Al querer ponerlo junto a los demás libros de su autor me paré a volver a leerlo, ya que últimamente leo muchos comentarios acerca del propósito y sentido de vida. Muchos de vosotros seguramente ya sabéis a que obra me refiero, y seguramente algunos lo habéis leído en cierta ocasión. No es de extrañar que el libro se halle inscrito en la biblioteca del Congreso en Washington D.C. como uno de los diez libros que han cambiado el curso de la humanidad.
Así que descarté la idea de escribir sobre el pensamiento humano, cosa que haré más adelante, y os propongo reflexionar sobre el propósito y el sentido de la vida. No obstante, y antes de comenzar a describir mis impresiones sobre este libro en concreto, permitidme recomendaros la lectura de sus otras obras, que, a mi humilde parecer, describen con mayor claridad los conceptos del titular de estas reflexiones.

El hombre en busca del sentido

Me resulta imposible describir mis sensaciones sin considerar muchos acontecimientos previos a su calvario. Frankl rechazó por voluntad propia emigrar a EE.UU. al no poder acompañarle sus padres al exilio entre 1941 y 1942, tenía un manuscrito a punto de terminar y publicar, había contraído matrimonio pocos meses antes de ser enviado a los campos de concentración, al igual que toda su labor profesional previa a ello tras la primera guerra mundial. Realizar una lectura, comprensión y descripción “aislada, separada o dividida” únicamente de sus vivencias durante el holocausto en los campos de concentración, sería reducir su propia realidad y con ello todo lo descrito en el libro, al igual que obviar que su teoría o modelo de terapia, Logoterapia y Análisis Existencial ya habían sido probado con gran éxito en los años anteriores durante su trabajo en Viena. Una lectura desde la “mirada interior”, teniendo en cuenta lo “heredado, lo adquirido y lo elegido” por el propio Viktor Frankl, me hace comprender su sufrimiento y valorar aún más, sus acciones y elecciones descritas con tantos detalles emocionales y racionales.

La lectura del libro me ha provocado una combinación inusual de sensaciones, muchas veces contradictorias, incluyendo amargas, agridulces, aterradoras, esperanzadoras, al igual que una gran impotencia, rabia y vergüenza ante las injusticias y falta de humanidad por parte del hombre. Sin embargo, predominan los sentimientos positivos gracias a los actos excepcionales de unos pocos ante el aparente sin sentido de tal barbarie.

Es justo por las experiencias vividas, su testimonio en obra y vida, antes, durante y después de su propio “experimentum crucis” lo que le otorga cierta autoridad al hablar, o escribir sobre el sentido de vida, el sentido de responsabilidad y la voluntad de sentido.

Es a través de análisis existencial, del pensamiento crítico, complejo y sistémico, al igual que la filosofía y la antropología, y perdonad si los incluyo ahora, que llegamos a comprender tanto la diferencia, como la interdependencia y transdimensionalidad de los dos conceptos en el titulo y objeto de estas reflexiones. Propósito y sentido de vida.

Es como la relación entre voluntad, sentido, libertad y responsabilidad. No sólo coexisten, si no que no pueden existir las unas sin las otras.

Frankl escribe que “Uno de los postulados, básicos de la logoterapia estriba en que el interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que ese sufrimiento tenga un sentido”. Este postulado nos recuerda la importancia de nuestra propia actitud ante y consciencia sobre nuestras circunstancias.

Recuerdo muy bien las palabras de mi mentora citando a Viktor Frankl cuándo finalicé el Máster en Counseling y Análisis Existencial: “La logoterapia se centra en el significado de la existencia humana, así como en la búsqueda de dicho sentido por parte del hombre… Por eso hablo yo de voluntad de sentido.” Con lo cual, según Frankl, el hombre es libre, tanto para elegir, como para decidir, al igual que es libre para ser responsable por voluntad propia y a través de la espiritualidad.

Sin embargo, y esto es algo que he podido ver y vivir a lo largo de los últimos años y no sólo con mis clientes, es solo a través de los valores, que la persona puede llegar a cumplir dicha voluntad de sentido, cumpliendo su propósito y encontrando sentido.

Volviendo una vez más al titulo y a los conceptos del propósito y sentido de vida,

Solo puedo resumir que el propósito radica en todo aquello que hacemos, bien sea pensar, sentir, actuar, es decir que el propósito es dado, lo damos nosotros a nuestros actos, mientras que el sentido surge de este propósito. El sentido es encontrado a través del propósito. Sin propósito no hay sentido. Por ello es tan importante tener y dotar de propósito nuestras acciones y con ellas nuestras vidas. Una forma de hacerlo es mediante una filosofía de vida. Una filosofía a propósito y con propósito.

En cualquier actividad y en todas las circunstancias de la vida, las personas actuamos según nuestra propia visión del mundo y percepción de la vida misma, según nuestra “Weltanschauung”, nuestra cosmovisión o filosofía personal, construida a través de nuestras vivencias, conocimientos, condicionamientos y motivaciones, acciones y omisiones. La filosofía es la base inevitable de todo pensamiento y con ello de todo conocimiento o “saber”.

Los valores y significados forman parte de la realidad subjetiva de cada persona, al igual que la necesidad de dar sentido a nuestras opciones, a nuestras vivencias y a las circunstancias de nuestras propias vidas. El significado de la propia existencia es también el valor supremo de toda experiencia humana.

El núcleo de la persona es inconsciente porque la dimensión espiritual es esencialmente una realidad irrefleja y radicalmente inaccesible a la conciencia. La humanidad del hombre se inicia en la esfera de la existencia, que en su real profundidad resulta inconsciente.

Considerando a las personas libres y capaces de autodeterminarse, en última instancia tenemos la libertad de voluntad y con ello una triple libertad. Somos libres para, libres de y libres ante, pero en la realidad de la libertad se afirma sobre todo la responsabilidad. Sólo condicionado el hombre es incondicionado.

El propósito y sentido de vida son alcanzables y realizables. En muchas ocasiones se nos escapan debido a un desajuste o desorientación en nuestras vidas por la falta de consciencia, atención, entrenamiento, evaluación y comunicación adecuada. Todos siendo factores dentro de nuestra propia responsabilidad y campo de acción.

Si deseáis profundizar en este tema y aprender que sea “actuar con propósito y vivir con sentido”, os invito a pinchar e ir directo al grano.

Soy consciente que no te sobra el tiempo así que para no perderte ninguno los contenidos (algunos de ellos exclusivos del boletín), al igual que la participación en una comunidad privada de dialogo existencial si así lo deseas, suscríbete al boletín utilizando el formulario de contacto poniendo suscripción en el asunto. Te podrás dar de baja en cualquier momento y sin compromiso alguno.

Si quieres averiguar más sobre mí, la forma de enfocar el trabajo, o los programas, por favor no dudes en contactar conmigo.

Muchas gracias y hasta pronto.

BS

Me considero simplemente una persona inquieta, curiosa, con algunas virtudes y muchos defectos.

Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Bernhard Schieber.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 IONOS España que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.