El mayor engaño de la Humanidad – El autoengaño

El mayor engaño de la Humanidad – El autoengaño

«No hay nada más fácil que el autoengaño. Ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree.” Demóstenes.

Así es, algo tan simple que nos afecta a todas las personas, sin importar nuestra convicción religiosa, nuestro nivel de estudios o conocimiento, genero, raza o cualquier otra distinción posible entre humanos. En este caso no hablo del engaño intencional, deliberado al que estamos expuestos en nuestro día a día, ni tampoco al engaño por otros, aunque en demasiadas ocasiones es justo el propio autoengaño de esas personas la raíz de su engaño hacia los demás. Recuerdo una frase, o expresión que encontré durante la redacción de mi tesis sobre la riqueza del Medio bajo la perspectiva del interaccionismo simbólico interpretativo y que posteriormente solía utilizar como un “principio” en mi trabajo dentro del mundo de la comunicación y formación corporativa. Se trata de una frase que cuestiona el “método científico” como tal y que representa una de las rupturas epistemológicas con mayor consecuencia en la ciencia. “La mente decide donde fijamos la mirada”. Sí, así es, o en otras palabras como decía Louis Pasteur “El mayor engaño de la mente es creer en algo tan solo porque uno quiere creerlo”.

No es objeto de esta reflexión indagar más sobre la epistemología o las ciencias del conocimiento, sino más bien cerrar un círculo que empecé con “La naturaleza del error humano”. La pregunta para mi es ¿Por qué algo tan banal como el autoengaño puede tener tanta importancia? ¿Algo tan normal, natural y humano, incluso algo tan necesario, ya que forma parte de nuestras propias herramientas de defensa y supervivencia?

Con autoengaño no me refiero a estas herramientas innatas, ni tampoco a la atención selectiva, sin la cual, según Daniel Goleman “…la experiencia sería un completo caos”.

Tampoco deseo reflexionar sobre la psicología actual, con sus múltiples definiciones e intentos de explicar y etiquetar este fenómeno tan humano con sus teorías de síndromes, sesgos, distorsiones, disonancias y, mucho menos sobre las “supuestas” leyes universales que rigen nuestra mente.

No, tan solo quiero reflexionar brevemente sobre la diferencia entre dicho autoengaño y la mentira. Siendo ambos rasgos tan humanos, a diferencia de Wikipedia yo no los considero “instintos”, sino más bien “construcciones”, podemos diferenciar estos dos fenómenos humanos entre consciente e inconsciente, o voluntario e involuntario, incluso intencional o accidental, si así lo prefieres. La principal diferencia entre mentira y autoengaño se encuentra en que, en la mentira, la persona es consciente de que no está diciendo la verdad, mientras que en el autoengaño se acepta como verdad una realidad que es falsa sin ser consciente de ello. Y justo es este punto el que me fascina.

¿A quién de nosotros le gusta ser un mentiroso? Sin embargo, ¿Cuántos de nosotros nos mentimos una y otra vez a nosotros mismos?
Bueno, no pasa nada hasta que pasa. Y pasa cuando te das cuenta de que te estás, o has estado engañando a ti mismo.

¿Por qué nos engañamos?
No nos engañemos, en el fondo lo hacemos para protegernos, a veces de nosotros mismos y otras veces de los demás. Cada uno tiene sus propias respuestas a esta pregunta, y como tantas otras, la solución está en preguntarse a si mismo e intentar responder de la manera más sincera posible.

Con lo cual, antes de terminar, quiero que te cuestiones más sobre las consecuencias del prefijo “auto”, que puede ser interpretado como el engaño “a sí mismo”, “para con uno mismo” o “respecto de uno mismo”.

¿Quieres seguir mintiéndote a ti mismo, contigo mismo y sobre ti mismo?

La decisión es tuya, como casi todas las decisiones que afectan tu vida. ¡Tú decides!

Mucho más que el autoengaño, es nuestra propia consciencia la responsable tanto de los beneficios y/o perjuicios en el mantenimiento de nuestro equilibrio fisiológico, racional, emocional, espiritual y relacional.

Si deseas romper el círculo vicioso del autoengaño y vivir una vida verdaderamente tuya, más serena, feliz, o simplemente vivir tu vida plenamente, te animo a observarte, cuestionarte, afirmarte y comprometerte a ello conscientemente.

A través del conocimiento, el estudio, el pensamiento crítico, la reflexión, el abandono de la parcialización del conocimiento, el reduccionismo enfermizo, y tantas otras medidas más al alcance de casi cualquier persona hoy en día.

Solo hacen falta consciencia, atención, entrenamiento, evaluación y comunicación adecuada. Todos siendo factores dentro de nuestra propia responsabilidad y campo de acción.

Tus resultados son consecuencia directa de tus acciones y estas, a su vez, tienen su origen en tus decisiones, las cuales están no solo condicionadas, si no determinadas por tu perspectiva que no es más que el reflejo de aquello que eres consciente.

Si deseas profundizar en este tema y aprender a “dejar de autoengañarte”, te invito a pinchar e ir directo al grano.

Soy consciente que no te sobra el tiempo así que para no perderte ninguno los contenidos (algunos de ellos exclusivos del boletín), al igual que la participación en una comunidad privada de dialogo existencial si así lo deseas, suscríbete al boletín dejando una respuesta más abajo. Te podrás dar de baja en cualquier momento y sin compromiso alguno.

Si quieres averiguar más sobre mí, la forma de enfocar el trabajo, o los programas, por favor no dudes en contactar conmigo. Muchas gracias y hasta pronto.

BS

Me considero simplemente una persona inquieta, curiosa, con algunas virtudes y muchos defectos.

Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Bernhard Schieber.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 IONOS España que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.